Calle Castelló 107, Madrid
91 562 12 32
ufedema@ufedema.es

PROTOCOLO DE LA LLAMA OLÍMPICA, por Asociación Española de Protocolo

PROTOCOLO DE LA LLAMA OLÍMPICA

por Juanón Vidal

La llama olímpica, junto con los cinco anillos del símbolo más reconocible de los Juegos Olímpicos, representa los valores positivos, estableciendo un vínculo entre los juegos antiguos y los modernos Está vinculado al antiguo mito de Prometeo, que robó el fuego de los dioses después de que Zeus no estuviese de acuerdo con su idea de ayudar a los humanos; el fuego como símbolo de vida, racionalismo y libertad era el símbolo que se situaba en la antigua Olimpia durante los juegos olímpicos, lugar donde en la actualidad se procede a su encendido. Se trata de una ceremonia peculiar cargada de gran simbolismo que se celebra recordando los Juegos Olímpicos antiguos en la era moderna, cuidando hasta el último detalle para recrear los ritos tal cual se celebraban antaño, para ello actrices griegas ataviadas con indumentarias del estilo griego antiguo, se reúnen enfrente del templo de las Heras simulando a sacerdotisas de Hestias.

A pesar de no seguir utilizando una skaphia, la llama olímpica únicamente puede ser encendida por los rayos solares por lo que en la actualidad se utiliza un espejo parabólico de similares características para su ignición. Una vez encendida la llama la Suma Sacerdotisa prende ese fuego en una pequeña olla de cerámica para proceder en procesión a su traslado desde Olimpia al estadio Panathinaikó en Atenas. En este trayecto se detienen ante un olivo para que un joven corte una rama como símbolo de paz y que luego se utilizará también como premio para el ganador. Una vez en el estadio olímpico la Suma Sacerdotisa procederá a encender la antorcha del primer relevista y ahí empezará su andadura hacia el país anfitrión. En el caso que nos ocupa 100 días antes de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de París 2024 se procedió al encendido del “Fuego Sagrado” la ceremonia continuó con un baile tradicional en la ladera al ritmo de música inspirada en la Antigua Grecia.

EL joven que ofrece el olivo JJOO de Atenas 2004 a los ganadores se le ponía una corona de Olivo. A medida que la danza llega a su fin, la Estiada, (que es la guardiana del Fuego) aparece con un recipiente y lo pone en un altar pequeño. La Suma Sacerdotisa repite su oración a Apolo y da el fuego junto a la rama de Olivo al primer relevista que en esta ocasión fue el remero griego Stéfanos Duskos, campeón de skiff en los Juegos de Tokio 2020, ya que la tradición dice que el primer relevista será un campeón Olímpico griego en TítuloLa suma Sacerdotisa llevará la antorcha encendida en una mano, y una rama de olivo en la otra. “LEVÁNTATE ES TÚ MOMENTO, VE Y GANA”

Cuando vaya a abandonar el lugar, una joven doncella soltará una paloma como símbolo de la paz. Stéfanos Duskos entonces saldrá del etadio y pasará cerca de una estatua que rinde homenaje al Barón Pierre de Coubertin, donde hará una reverencia y rendirá homenaje al noble francés que revivió los Juegos Olímpicos en los tiempos modernos. Duskos pasará la llama a la primera relevista Francesa Laure Manaudou que ganó la medalla de oro en los 400 metros estilo libre en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 a la edad de 17 años, estableciendo un nuevo récord olímpico en la final con un tiempo de 4:05.34. Así se convertirá en la primera francesa que participa en el relevo de la antorcha. Este paso de la antorcha de manos griegas a manos francesas se conoce como el beso de la antorcha, y será el primero de los muchos que se realizarán antes de París 2024.

Leer más >