Calle Castelló 107, Madrid
91 562 12 32
ufedema@ufedema.es

¿QUÉ HACER SI TIENES CALAMBRES MUSCULARES?, POR CLÍNICA ELGRADI

 

¿Qué son los calambres musculares?

 

Los calambres musculares, conocidos también con otros nombres como rampas o espasmos musculares son contracciones involuntarias, súbitas y dolorosas de las miofibrillas de alguno músculo del cuerpo humano. Pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, aunque tienden a afectar a los pies y manos, brazos, muslos, abdomen y los músculos intercostales, es decir, aquellos que se ubican cerca de la caja torácica.

Algunas personas son más propensas a padecer espasmos musculares. Estas pueden ser los adultos mayores, atletas, las personas que cuentan con sobrepeso, y las mujeres embarazadas. Igualmente, las personas con afecciones médicas como trastornos nerviosos o problemas relacionados con la tiroides tienen de experimentar una frecuencia mayor de espasmos.

 

Tipos de calambres

Los calambres nocturnos son los más comunes y generalmente, van asociados a causas de deshidratación, la falta de ciertos minerales como el magnesio y la reducción del flujo sanguíneo tras pasar mucho tiempo sentado.

Además, son comunes durante la última etapa del embarazo en las piernas sobre todo, los cuales están asociados a cambios en el organismo.

Dicha afección también puede aparecer en los músculos lisos. Un claro ejemplo de ello son los calambres menstruales que experimentan las mujeres antes y durante el periodo de menstruación.

Los músculos esqueléticos que presentan calambre con mayor frecuencia son las pantorrillas y muslos, y los arcos de los pies. De esa forma, los calambres músculo esqueléticos están asociados con las actividades fatigantes y pueden llegar a ser muy dolorosos, aunque también es cierto que se pueden encontrar durante el tiempo de descaso y relajación.

 

Síntomas asociados a los espasmos musculares

El dolor asociado a esta patología se mantendrá durante al menos unos segundos, y puede llegar a durar incluso hasta minutos. También es probable que el paciente que experimenta un calambre muscular palpe un bulto duro en el tejido afectado.

 

Causas de las contracciones musculares

  • Falta de hidratación
  • Fatiga
  • Uso excesivo del tejido
  • Concentraciones bajas de minerales como potasio, magnesio y calcio en la sangre
  • Falta de estiramiento
  • Inactividad
  • Acumulación de líquido en la zona
  • Compresión de los nervios en la espina dorsal, lo que se conoce como estenosis lumbar

 

¿Cuándo consultar al médico?

Los pacientes con calambres musculares deben acudir el médico, y con más razón si son alcohólicos, presentan pérdida de sensibilidad de la zona o si han sufrido una pérdida de líquidos corporales.

El especialista preguntará al paciente sobre los síntomas que ha experimentado, además de proceder a realizar una exploración física y una comprobación del historial médico del mismo. La exploración se centrará en la valoración de los músculos y los reflejos. También se pueden solicitar pruebas complementarias para descartar posibles patologías asociadas.

 

Tratamiento de los calambres musculares

Para ayudar a prevenir su aparición, es importante mantenerse hidratado, bebiendo abundante líquido todos los días, de forma que los músculos se contraigan y se relajen.

Si una persona es propensa a tener calambres en las piernas durante la noche, se recomienda estirar la musculatura antes de irse a dormir, incluso hacer ejercicios ligeros como el uso de la bicicleta estática.

Además, la aplicación de calor sobre los músculos tensos puede ayudar a aliviar. De igual forma, los analgésicos locales pueden eliminar el dolor en la zona, pero siempre deberán ser recomendado por el médico especialista.

Dicha afección, generalmente, no presentan complicaciones, salvo que se realicen movimientos inadecuados del músculo afectado. En caso de patologías traumatológicas, no dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica de traumatología en Madrid para un diagnóstico y tratamiento de la misma.