Calle Castelló 107, Madrid
91 562 12 32
ufedema@ufedema.es

LESIONES DE ISQUIOTIBIALES

Lesiones de isquiotibiales: qué son y sus causas

Las lesiones en los músculos isquiotibiales suelen aparecer tras la práctica deportiva y pueden causar dolor agudo e inmovilidad a quien las sufra. Es importante tratarlas de forma adecuada, para evitar que afecten de forma negativa a la calidad de vida del enfermo.

¿Qué son los músculos isquiotibiales?
Se conoce como isquiotibiales al conjunto de tejidos situados en la parte posterior de la pierna. Este sistema está formado por tres elementos principales: bíceps femoral y las fibras semitendinoso y semimembranoso.
Dicha agrupación juega un papel clave en la flexión de la rodilla, así como en la extensión del muslo sobre la cadera cuando la persona se encuentra de pie. Todos ellos intervienen en actividades de desplazamiento, tanto laterales como hacia delante y detrás. Por eso, este tipo de patologías son, especialmente, frecuentes entre deportistas.

Síntomas
En algunos casos, se producen por estiramientos bruscos del tejido. Es habitual que la lesión se produzca porque el músculo pasa de un estado de contracción a una extensión excesiva. Además, pueden aparecer como consecuencia de traumatismos o posiciones forzadas.
Habitualmente, tras sufrir una dolencia de este tipo, el paciente experimenta dolor agudo en la zona, que provoca inmovilidad. Además, en muchos casos la persona puede sentir debilidad que le impida realizar actividades de su día a día. En los casos más graves, puede aparecer inflamación en esa área, acompañada de hematomas.

Rotura de isquiotibiales
La rotura fibrilar isquiotibial es una lesión frecuente entre deportistas, que se produce cuando los tejidos que componen los músculos se rompen. Si se trata de una rotura más profunda, se trata de un desgarro muscular.
Aunque muchas veces se ocasionan de manera indirecta, como consecuencia de un movimiento brusco, el paciente puede sufrirlo tras un golpe o una contusión. Además, la deshidratación del mismo, provocada por un ejercicio intenso provoca la pérdida de elasticidad aumentando las posibilidades de sufrir esta afección.
En algunos casos, la rotura de isquiotibiales puede aparecer como consecuencia de otras lesiones tratadas de forma inadecuada como, por ejemplo, tendinopatía o contracturas musculares.

Tendinopatía de isquiotibiales
Al igual que la patología anterior, la tendinopatía de isquiotibiales es una lesión común entre deportistas, en este caso, especialmente entre corredores de media y larga distancia.
Es una alteración del tendón con o sin lesión que limita su funcionalidad. Algunas de las causas son carga excesiva en esta estructura, sumando factores individuales de cada persona.
Podemos distinguir entre tendinopatía reactiva, con o sin cambios estructurales; y tendinopatía degenerativa.
La inflamación del tendón produce dolor agudo en la zona. En ocasiones, el paciente presenta hinchazón en la zona, que le impide realizar actividades habituales.

Diagnóstico
Ante la aparición de dolor en la zona, el paciente deberá acudir al médico especialista. En primer lugar, se realizará una exploración física del paciente, en la que el médico podrá comprobar cuáles son los puntos en los que el paciente experimenta más dolor.
En segundo lugar, en muchos casos, será necesario realizar pruebas diagnósticas de imagen que aporten una información más completa de la musculatura del paciente. Algunas de estas pruebas pueden ser ecografía o resonancias magnéticas, ya que se trata de un tejido blando.

Tratamiento
Tras su valoración tanto con pruebas funcionales como estudio por imagen, se puede establecer el abordaje más óptimo, desde tratamientos invasivos como no invasivos, siempre acompañados de ejercicio terapéutico para mejorar la calidad del tendón consiguiendo un tendón capaz de resistir la carga mecánica.
Sin embargo, el tratamiento más efectivo en este tipo de lesiones es la fisioterapia. En función del grado que presente la lesión del paciente, las técnicas aplicadas podrán variar. Si la lesión es de primer grado, el objetivo se centrará en realizar ejercicios de rehabilitación que ayuden al fortalecimiento de la musculatura.

Prevención
En algunos casos, las afecciones en los músculos isquiotibiales no pueden evitarse, especialmente las provocadas por traumatismos. Sin embargo, existen ciertas pautas que pueden ayudar a su prevención.
En primer lugar, es especialmente importante calentar adecuadamente antes de la práctica deportiva, y estirar al finalizar.
Además, se recomienda evitar el sedentarismo, y realizar ejercicio de bajo impacto de forma constante, acompañado de una alimentación equilibrada con el objetivo de controlar el peso corporal.
Es importante que estas patologías sean tratadas por profesionales, como los de Clínica Elgeadi, para evitar que se cronifiquen o que puedan derivar en lesiones más graves e incapacitantes para el paciente.