Calle Castelló 107, Madrid
91 562 12 32
ufedema@ufedema.es

TODO SOBRE LA CERVICALGIA POR CLÍNICA ELGEADI.

CERVICALGIA POR CLINICA ELGEADI.

Cervicalgia: tratamientos, síntomas y tipos

Es una patología que consiste en un dolor a nivel cervical que se puede extender desde la primera vértebra cervical y línea occipital, llegando hasta parte posterior de la cabeza y/o hasta zona frontal y los ojos, hasta la séptima vértebra cervical y/o primera vértebra dorsal, pudiendo irradiar también hacia los brazos, codos y dedos de las manos.

Causas de la cervicalgia

La región cervical, al ser la zona con mayor movilidad del cuerpo, es la parte con más probabilidades de sufrir alguna lesión. Hay varios motivos por los que se puede producir esta afección:

  • Degenerativa o crónica: se va produciendo un desgaste de vértebras y articulaciones, y los discos se van deshidratando, pudiendo ocasionar: cervicobraquialgias (radiculopatía cervical que irradia hacia el brazo), artrosis, aplastamiento vertebral, etc.
  • Mecánica/postural y tensional o aguda: las fuerzas ejercidas por el músculo repetitivas o mantenidas en un corto periodo de tiempo provocan que se forme la contractura.
  • Infecciosa: como una meningitis.
  • Inflamatoria: la espondilitis es una de ellas.
  • Traumática: derivada de un accidente de tráfico, por ejemplo.

Tipos y síntomas

Neuralgia de Arnold: afección del nervio que sale por la raíz de las primeras vértebras cervicales en concreto de C2-C3 y que ocasiona molestias en la parte posterior de cabeza y el cuello.

Neuralgia del Trigémino: malestar en el par craneal ocasionado por estímulos faciales de compresión de un vaso o por un desgaste su cobertura causado por esclerosis múltiple.

Parálisis facial: patología del nervio facial debido a causas internas como tumores, infecciones, y problemas vasculares, o externos como traumatismos craneales.

Vértigos: alteraciones de una parte del oído interno que pueden ser periféricas, causado por desajuste en el órgano del equilibrio, o central, que vienen motivados por enfermedades vasculares cerebrales.

Mareos: generados por causas externas generalmente propias de la edad o por desorientación, debilidad muscular, etc, y puede provocar desmayos.

Whiplash o latigazo cervical: se trata de un esguince cervical que ocasiona dolor en ligamentos del cuello. Puede estar motivado por lesiones óseas o discales provocadas por un mecanismo brusco de hiperextensión de cuello seguida de una flexión, como suele suceder en los accidentes de tráfico. El malestar,a veces, se traslada a la región occipital, hombros y cintura escapular, y provoca hormigueos hacia los brazos.

Lesión discal: los discos intervertebrales sufren continuamente presiones por la movilidad de nuestra columna. Éstos se componen de una parte central más blanda, llamada núcleo pulposo, y de otra externa más dura, llamada anillo fibroso, que poco a poco se va desgastando y puede generar una protusión o hernia discal.

Diagnóstico

Desde Clínica Elgeadi recomendamos hacer una valoración en consulta para ver las posibles causas de este dolor cervical mediante unas pruebas funcionales fisioterápicas. De esta forma, se completa su historia clínica con la evaluación de la movilidad cervical y de los brazos, intensidad del dolor, afectación de la sensibilidad, etc.

Para confirmar si se trata de una lesión grave se pueden realizar pruebas más detalladas de la mano de traumatólogos especialistas como una radiografía, RNM, TAC o scanner.

Tratamiento

Es aconsejable cuidar la higiene postural no sólo en el trabajo, sino también al realizar cualquier actividad ya que ésta influye directamente en la evolución de la patología. Debemos evitar la misma postura durante largo tiempo y, sobre todo, la extensión cervical. Hacer estiramientos específicos de forma suave después del ejercicio, cuidar las posturas en la bici o al correr es una buena forma de evitar que se acumule más tensión. Otras buenas prácticas contemplan el colocar las pantallas del móvil, televisión y ordenador a la altura de los ojos, y utilizar un colchón firme pero no rígido y una almohada amoldada específicamente a las cervicales de cada persona.

Hay varias formas de tratar la cervicalgia: fisioterapia, estiramientos, punción seca, liberación e inducción miofascial, masajes, ejercicios activos de zona cervical y dorsal, etc.

Como último recurso se puede recurrir a un tratamiento quirúrgicos, pero sólo en casos de lesión discal que comprometa el canal medular o raíz nerviosa, o debido a un traumatismo que ocasione luxación o fractura con su consiguiente lesión de inestabilidad. Aunque parte de toda esta sintomatología se podría evitar si hiciéramos ejercicio.

Para obtener más información sobre nuestros servicios y enfoques personalizados, le invitamos a visitar Clínica Elgeadi, donde tu salud es nuestra prioridad.