Calle Castelló 107, Madrid
91 562 12 32
ufedema@ufedema.es

Las reglas “escondidas” por el arbitraje en el béisbol

Las reglas “escondidas” por el arbitraje en el béisbol

FMBS

Todos los árbitros conocen la importancia de las reglas del juego. Independientemente del deporte, hay algunas reglas no escritas que también deben seguir.

1. Cuando “piensas” que viste algo, no lo viste.

Hay ocasiones en las que estás centrado en la acción de tu área de cobertura, pero algo en el lado más alejado de tu visión periférica llama tu atención. “Caramba”, te dirás a ti mismo. “Eso parecía una infracción, pero no lo vi bien. Mi instinto dice que fue una infracción. Más vale prevenir que curar. Lo voy a cantar”.

Perder una jugada nunca es algo positivo. Pero la mayoría de los designadores, coordinadores y observadores le dirán que no cantar algo que sucedió es más aceptable que cantar algo que no tienes seguro que pasó.

El sentimiento interior es una valiosa herramienta de arbitraje. Muchas veces tus instintos te guiarán en la dirección correcta. Pero tus ojos son los que te harán triunfar. Mira lo que cantas y canta solo lo que ves. Punto.

2. El Capitán no siempre es el líder del equipo.

Por el motivo que sea, el llamado líder del equipo o “capitán” a veces puede ser cualquier cosa menos un jugador que te ayudará a tranquilizar una situación y responder positivamente con otros jugadores durante un juego. Ese jugador a menudo puede ser el causante de problemas para usted y para otros.

Cuando ese sea el caso, haga todo lo posible por degradar a ese capitán. Dígale al entrenador que necesita que otro jugador sirva como capitán porque el capitán actual no está haciendo su trabajo. O dígale al capitán que él o ella ya no se desempeñará como líder de su equipo para ese partido debido a sus acciones.

El hecho de que un jugador asista a una reunión de capitanes antes del partido no significa que él o ella sea el jugador con el mejor espíritu deportivo.

 
3. Mantener el juego en movimiento.

Hay pocos árbitros que quieren estar en el campo o en la cancha para un partido realmente largo.

Sin embargo, hay algunos partidos que van a ser más largos que otros. Ese partido que cuenta con dos equipos que batean la pelota en cada intento y tienen defensas malas puede dar como resultado un tiroteo de 63-60 que lleva, de manera irremediable, a más de tres horas para terminar.

Lo que no es aceptable es que los árbitros sean la causa de que un partido se prolongue. Haz todo lo posible para hacer que una bola muerta vuelva a estar en juego o para que el reloj funcione lo antes posible.

Eso no significa descuidar deberes importantes o presionar a los equipos. Significa ser eficiente en la anotación de sustituciones o imponiendo sanciones, correr a tu siguiente posición y comenzar la siguiente jugada o que se haga el siguiente lanzamiento.

4. Tratar con cortesía a los jugadores cuando sea necesario.

Mientras que un árbitro debe esforzarse por mantener el juego en movimiento, hay momentos en que es necesario reducir la velocidad. Un receptor de béisbol o sófbol trabaja extremadamente duro durante un partido y ese trabajo duro generalmente evita que te golpeen.

Por lo tanto, cuando vea que lo golpean y tiene dolor (pero no lo suficiente como para llamar al fisioterapeuta), tómese un poco de tiempo adicional: quítele el polvo al home o tire la pelota al lanzador.

Compre ese receptor unos minutos y, a su vez, él o ella probablemente lo apreciarán y trabajarán aún más duro para usted durante el resto del partido.

Lo mismo, a veces, puede aplicarse a otros momentos cuando las tensiones aumentan. Tómese un momento para poner la bola en juego y use ese tiempo para dar un recordatorio amistoso en lugar de una penalización prematura. Cuando sientas que la situación ha tenido un momento para calmarse, reanude el juego y ponga la bola en movimiento.

 
5. Sea un poco más flexible con los responsables.

Tal vez lo más importante es la otra cara de esta regla: los que no están a cargo no reciben esa flexibilidad. Sí, debe escuchar a los entrenadores principales y managers que le dan su opinión sobre una decisión o situación, siempre y cuando no crucen la línea. La comunicación, incluso escuchar las quejas percibidas, es parte de la gestión del juego.

Pero no se debe tener la misma paciencia o dar los mismos privilegios a los entrenadores asistentes, jugadores y otro personal del banquillo. La conversación y las acciones antideportivas de esos individuos deben abordarse de inmediato. Si es necesario, puede darles a los entrenadores la oportunidad de cuidar de otros participantes del juego. Pero si no se ocupan de estos asuntos, debe intensificar y sancionar adecuadamente.

Tiene que haber algún tipo de jerarquía de tolerancia. Y los entrenadores principales están en la parte superior. Utilice el arbitraje preventivo siempre que pueda y tolere un poco más de ellos. Trabaje con ellos hasta que su comportamiento se convierta en una distracción.

6. Concede el beneficio de la duda a aquellos que se han ganado el respeto.

Habrá momentos, probablemente en todos los partidos, en los que se le interrogue sobre una decisión que tomó o una sanción que dictó. La forma en que responda a esa pregunta se debe determinar en parte por la forma en que se le hace la pregunta.

Piensa en el manager “protestón”. Cualquier cosa que no vaya exactamente como él o ella quiere, hará que dirija la culpa hacia usted o sus compañeros de equipo. Usted es el culpable de los problemas de su equipo. Ahora piense en el entrenador que se preocupa por su equipo a lo largo del partido pero que no se enoja cuando se toman las decisiones. Ese entrenador se enfoca en “entrenar” a sus jugadores.

En un momento apretado, ambos entrenadores cuestionan una decisión. El entrenador que no se enfurece con cada jugada merece una respuesta más completa que el lunático. Es tan simple como eso.

Debido a que es tan fuera de lo normal que el entrenador más tranquilo cuestione una decisión, tal vez él o ella vio algo que no tenía sentido o una mala aplicación de la regla. Tomarse el tiempo para reconocer la preocupación o aclarar una decisión es un tiempo bien empleado. El otro entrenador puede haber visto lo mismo, pero no merece el beneficio de la duda, ya que él nunca se ha preocupado de nada más que de sí mismo.

7. Mira a los entrenadores a los ojos.

La policía le dirá que los sospechosos que bajan o voltean la cabeza cuando proporcionan coartadas están ocultando información. Es difícil ocultarse cuando estás mirando a alguien directamente a los ojos.

Ya sea que se esté presentando al entrenador antes del partido o que responda a su pregunta durante el curso del mismo, la comunicación debe hacerse cara a cara y de manera directa. Incluso si está dando malas noticias, tendrá más credibilidad y ganará más respeto al mirar al entrenador a los ojos.

Comprenda que el consejo se aplica solo cuando la bola está muerta, como durante un tiempo muerto u otro intermedio. Si necesitas comunicarte con el entrenador durante el juego, mantén tus ojos en la acción y espera a que termine la jugada.

 
8. Cuando tenga dudas, haga lo que se espera.

Un árbitro asume la tarea de aplicar principalmente reglas descriptivas a situaciones fluidas, pero hay veces en los partidos en que ese árbitro puede no estar seguro de qué decisión tomar después de observar una jugada o un incidente. Los libros de reglas detallarán la intención y los principios rectores de las reglas y los mejores árbitros descubrirán cómo aplicarlas de manera equitativa, en contexto. Pero hay ocasiones en que un árbitro se enfrenta a dudas en el momento en que se espera que tome una decisión o que haga nada. Cuando eso sucede, es mejor hacer lo que se espera.

¿Parece que un jugador sufrió una posible conmoción cerebral a pesar de que no tiene una pérdida de conciencia después de una jugada? Si hay alguna duda, es mejor sacar a ese jugador del juego para que lo revisen. ¿Debería un árbitro de béisbol o de sófbol cantar un lanzamiento que está al límite como bola o strike? Se espera que el árbitro tome la decisión de cantar ese lanzamiento como strike. Un árbitro de baloncesto puede tener dudas cuando dos jugadores chocan y caen al suelo. ¿Bloqueo o carga? Debe decidir uno u otro.

En cualquier caso, no intentes huir de la jugada ni encogerte de hombros. Perderás credibilidad rápidamente.

Los árbitros nunca estarán 100% seguros de lo que ven el 100% del tiempo. Eso no es humanamente posible. En esos momentos en la zona gris en que es necesaria una decisión, haz lo que se espera y toma la decisión con la conciencia tranquila.

9. Responda a las preguntas, no a las quejas.

“Esa es una mala decisión”. “Eso fue una interferencia”. “Él lo empujó”.

¿Qué tienen en común todos esos comentarios? Ding Ding. Usted acertó si respondió: “Son frases que los entrenadores dicen / chillan / gritan, etc.”

Los entrenadores dicen muchas cosas a los árbitros durante un partido. Y mucho de lo que dicen, sea un punto de vista válido o no, no necesita una respuesta. Estos comentarios no necesitan una respuesta de los árbitros. A menudo, la única vez que necesita responder a un comentario es cuando está haciendo una advertencia o una expulsión por pasarse de la raya.

Lo que merece una respuesta respetuosa, cuando el tiempo lo permite, es una pregunta legítima. Los árbitros pueden ahorrarse muchos dolores de cabeza y ardor de estómago, respondiendo solo cuando se les pregunta.

 
10. No responda a preguntas sobre las que no tiene información.

Sin embargo, no es necesario que respondas todas las preguntas. A menudo ocurre que un entrenador hace una pregunta sobre una decisión tomada por otro árbitro. Si no sabes lo que pasó, no adivines. Si no tienes la información, dile al entrenador que lo consultarás en la media entrada, o sugiérele que hable con tu compañero. Hagas lo que hagas, asegúrate de apoyar a tu compañero.

A veces, un entrenador o jugador puede preguntarte sobre una regla o situación de la que no está seguro. Si no tienes el conocimiento o la información que necesita, no adivine la respuesta. Perderás toda credibilidad si respondes mal a la pregunta. En su lugar, busca la ayuda de un compañero o busca la respuesta después del partido y vuelve al entrenador. Luego promete estudiar más las reglas, de modo que puedas responder a preguntas que pudieran surgir en el futuro.

11. Poner en marcha el partido después de un error o expulsión.

Está claro que las expulsiones y los errores son un gran problema. Pero es responsabilidad de los árbitros asegurarse de que no se conviertan en un gran “show” y que tengan un impacto negativo en el partido.

Cuando tu partido tiene una situación, como una expulsión o una controversia de reglas, lo mejor que puedes hacer es lanzar el siguiente lanzamiento o comenzar la siguiente jugada. Una vez que se reanude el partido, los jugadores, entrenadores y aficionados normalmente se preocuparán por la siguiente jugada y se olvidarán de la situación que causó el problema en primer lugar.

Mientras que los participantes se verán obligados a seguir adelante cuando se reanude el partido, los árbitros deben mantener el error / expulsión en el fondo de su mente. No te detengas en lo que sucedió, pero ten en cuenta que podría llevar a problemas futuros. Gestiona el partido asegurándote de que tu presencia se sienta aún más después de expulsiones por una pelea, por ejemplo. Es una buena manera de prevenir problemas futuros.

12. Las discusiones de grupo deben inclinarse hacia el árbitro con mejor ángulo o más experiencia.

Debido a que las áreas de cobertura a veces se superponen, habrá situaciones en las que más de un árbitro puede cantar una jugada. ¿Qué pasa cuando eres el otro árbitro y esas decisiones entran en conflicto? Si estás en el papel de máximo responsable de la toma de decisiones, ¿qué camino se toma?

Para empezar, los árbitros involucrados deben expresar certeza. Si alguno de los dos indica duda, refuerce al otro miembro del grupo. “Creo que” no es aceptable. Hay una diferencia entre decisiones y opiniones.

Si ninguno de los dos rectifica, considere el ángulo o la proximidad a la jugada. ¿Estaba un árbitro significativamente más cerca que el otro? ¿Estaba en línea recta? La posición y la distancia son consideraciones clave.

Si todavía estás en un callejón sin salida, inclínate hacia el árbitro con más experiencia que probablemente haya visto esa jugada con más frecuencia y sabía cómo cubrirla.

13. Esté 100% seguro si toma una decisión inesperada.

Hace varios años, un campeonato estatal de béisbol cambió con la decisión de un árbitro de bases. Con dos eliminados, un jugador cuyo doble aparentemente impulsó la carrera ganadora fue eliminado por no pisar la primera base. La carrera fue anulada, la entrada terminó y el equipo terminó perdiendo el título.

El entrenador discutió, pero dentro de los límites de la deportividad, le preguntó al árbitro si estaba seguro. “Sí lo estoy”, dijo el árbitro. “Nunca cantaría esa jugada a menos que estuviera absolutamente seguro”.

Después, el entrenador reconoció al árbitro. “Es un buen árbitro”, dijo el entrenador. “Si él estaba seguro, debe haberlo visto”.

Nunca es una buena idea imponer una regla arcana solo para que todos sepan que usted conoce el reglamento. Pero si necesita ser cantado, hazlo y prepárate para respaldarlo con confianza. Cuanto más inusual sea la situación, más seguro debes estar.

 
14. No interrumpa el ritmo del partido si no es necesario.

Déjalo estar. Si eres un árbitro, no importa el deporte, y de alguna manera no te sientes “en el juego” porque poco o nada de lo que se ha decidido ha ocurrido en tu área de cobertura, retrocede. No seas ese árbitro con un silbato o una bandera rápida, buscando algo, cualquier tipo de infracción o sanción, para que parezca que estás “en el juego”. Retrocede. Es mejor para ti, el grupo y el partido.

Muchos árbitros piensan que no están haciendo su trabajo si no hacen cumplir las reglas, especialmente si no se les ha escuchado desde el principio de un partido o durante un período prolongado de tiempo durante el mismo. Será una situación incómoda para muchos, pero los mejores árbitros saben cuándo mantenerse al margen y decidir solo sobre lo que necesita ser decidido. Bajo ninguna circunstancia, un árbitro debe ignorar las infracciones que involucran la seguridad de los jugadores, pero apresurarse en decidir cuando no es necesario dará como resultado demasiadas decisiones por jugadas menores o por jugadas fantasmas que se manejan mejor con un arbitraje preventivo.

Tomar una decisión sobre una regla puede ser muy sencillo y fácil. Sin embargo, decidir en una situación cerrada que no te garantiza acertar en la jugada, requiere disciplina y confianza. En algún momento el partido te necesitará y cuando lo haga, prepárate. Mientras tanto, guarda distancia.

15. Deja que los jugadores te ayuden a tomar la decisión.

En general, los jugadores no son actores premiados. Y a medida que desciendes del nivel profesional, a la universidad, a la escuela secundaria y, finalmente, a niveles más bajos, las habilidades de actuación son claramente peores.

Una de las decisiones más difíciles para arbitrar bien en béisbol o sófbol es el lanzamiento alto y ajustado que puede haber golpeado al bate o la mano primero. Lea la reacción del bateador: Si el bateador grita de inmediato, “¡Ouch!” Y deja caer el bate, es muy probable que haya golpeado su mano. Pero si el bateador no reacciona cuando la bola rueda hacia territorio bueno, con toda probabilidad, es una bola buena. Lee la reacción del jugador y úsalo para tener información adicional para tomar una decisión correcta.

Si un jugador corre para evitar que una bola salga de los límites, incluso si no vio a qué jugador tocó el último, tiene una indicación de la decisión correcta.

En este tiempo de engaños y trampas, la “regla” es un poco más difícil, pero leer la reacción inicial de los jugadores a muchas jugadas a menudo te ayudará cuando lo necesites.

16. Cuando un partido está claramente acabado, se necesita una concentración más fuerte.

En la mayoría de los deportes, hay partidos que se deciden desde el principio, a veces en el primer cuarto o en las primeras entradas. Se trata de ese momento en que los equipos comenzarán a dejarse ir, si aún no lo han hecho, y eso facilita que los árbitros hagan lo mismo.

Los pensamientos sobre el hogar, el trabajo, las reuniones o tu próximo partido pueden atraer tu atención fácilmente en lugar del juego que tienes delante. Ese es el momento de aumentar tu concentración tanto como sea posible. No te dejes distraer por nada. Concéntrate en el juego y úsalo como una oportunidad para mejorar.

Una situación de este tipo ofrece a los árbitros la posibilidad perfecta para trabajar en ciertos mecanismos o hábitos, o para experimentar.

Por encima de todo, no renuncies físicamente al juego. Continúa activo a pesar de que es posible que tengas la tentación de holgazanear. Aplica el orgullo personal, la vanidad o tu vena competitiva. Aprovecha cualquier fuerza interior o colección de emociones o recuerdos para permanecer en el partido. Haz lo que sea necesario para mantener tu concentración y no aflojar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *